Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 es una enfermedad crónica que aunque puede afectar a cualquier persona de cualquier edad, suele diagnosticarse en niños y jóvenes hasta los 26 años. Esta enfermedad se trata de un aumento de los niveles de glucosa en la sangre. Aunque a primera vista los síntomas no sean alarmantes y puedan pasar desapercibidos, es una enfermedad que se desarrolla con rapidez y en la mayoría de los casos, los pacientes sufren un colapso, dolor de cabeza, fuertes mareos y desmayo, que los hace acudir a una institución médica y luego de realizar exámenes específicos se hace el diagnostico. El paciente suele ser recluido varios días hasta poder controlar sus niveles de azúcar.


Esta afección crónica comienza porque las células del páncreas son incapaces de crear insulina o producen muy poca. La insulina es una hormona encargada de transportar la azúcar obtenida de la digestión hacia las células que la usan para transformarla en energía, entonces, un déficit de insulina supondría un exceso de glucosa en el torrente sanguíneo. Este desequilibrio es llamado Hiperglucemia. Como la glucosa nunca llega a las células que la transforman en energía se producen los síntomas de la diabetes tipo 1.

Se calcula que un 9% de la población mundial sufre de diabetes, este tipo en especifico puede tener raíces genéticas y hereditarias, otra de las causas sería la mala alimentación, excesos en el consumo de azucares y grasas y sedentarismo. En comparación con el siglo pasado, las cifras de la diabetes han aumentado en países desarrollados debido a malos hábitos alimenticios. Por esto es importante conocer los síntomas para tratarlos lo antes posible.

Existen dos tipos de desequilibrios en las células pancreáticas; Hiperglucemia (incremento de la glucosa en la sangre) cuyos síntomas serian: sed incontrolable, hambre constante, pesadez, exceso de sueño, entumecimiento de las extremidades, pérdida de peso. Y la Hipoglucemia (decrecimiento de la glucosa en la sangre), que se presenta en forma de dolores de cabeza, nerviosismo, temblores, debilidad, sudoración entre otros.

El tratamiento más efectivo para tratar la diabetes tipo 1 es la prescripción de insulina. Al inyectarse, esta cumple su función predeterminada de transportar la glucosa y de esta manera se mantienen controlados los niveles de la misma. Se puede tener calidad de vida aun sufriendo diabetes, controlando diariamente los niveles de azúcar, llevar una dieta balanceada y hacer ejercicio se consigue mantener a raya la enfermedad.

 

 …